No se le puede pedir más a Djokovic y a Nadal

Djokovic mostró de nuevo en Wimbledon lo que es ser de los mejores del mundo. Mostró de nuevo su revés, mostró de nuevo lo que es obligar a un rival a dar todo de sí.

Novak Djokovic es el segundo finalista de Wimbledon 2018 después de vencer en la reanudación de la semifinal aplazada por las normas del torneo por 6-4, 3-6, 7-6(9), 3-6, 10-8 en cinco horas y 17 minutos a un Rafa Nadal que salió encendido, pero no aguantó la presión en el quinto set.

Djokovic había dejado el partido esperando la reanudación con ventaja de dos sets a uno, un escenario bastante positivo por su parte Nadal solo tenía un camino: jugar perfecto.

Y de eso se trató la semifinal, un partido que jugaba con la perfección, Nadal igualó el encuentro y todo quedó listo para esperar al quinto set. Pero un resbalón le puso con 0-40 en el último juego del encuentro y Nadal, campeón en 2008 y 2010, se quedó en la orilla de una nueva final sobre la hierba londinense y a un paso de buscar su decimoctavo título del Grand Slam.

“Vives y trabajas para poder jugar este tipo de partidos, es difícil encontrar las palabras, me vienen a la cabeza los últimos 15 meses y todo lo que tuve que pasar para estar aquí”, comentó Djokovic al finalizar el encuentro.

Con el mínimo descanso Djokovic buscará este domingo su 13ª copa individual de Grand Slam en el All England Club, un escenario clave durante su carrera para tomar la cima del ATP World Tour.

Ingresar orCrear una cuenta