Promesa Sebastián Mora: “Estuve a muy poco de no ser surfeador”

El último Quiksilver King Of The Groms que se vio en Costa Rica, data del año 2011, cuando el ahora, uno de los mejores del país, Noe Mar McGonagle, conquistó aquel evento que le terminó premiando con un tiquete directo a la final de Francia.

En aquel evento de un día en marzo del 2011 frente a Backyard, la final la disputarían Noe Mar, Tomas King, Bruno Carvalho y el primer talento junior de Santa Teresa visto en un evento oficial, después de Anthony Fillingim, Jason Mora.

La producción constante de surfeadores, es decir, el semillero que crece en una de las mejores olas del país, Santa Teresa, tenía con Anthony, Ramón Taliani, Olman Morales y Marco Rojas, a sus primeros abanderados de peso y quienes, a su vez, el entregaban el relevo generacional a un Jason Mora en aquellos años.

Jason, a partir del 2011 resultó uno de los mejores voladores del país y contendor de un power surfing absoluto que le dio varias conquistas nacionales, así como llamados a las Selección Nacional.

Sin embargo, unos años después, Jason le puso freno al surfing competitivo y su talento no se volvió a ver en torneos.

La responsabilidad ahora la tenía el siguiente en la lista, Esteban Chaves, de la misma zona y talento que salió de las mismas fuerzas básicas que todos los tereseños: del Circuito Local de Santa Teresa, Mal País y Playa Carmen que organiza la Asociación local.

Como junior cumplió y como Open, en lo que está convertido ahora va por el sueño internacional que poco a poco los ticos van conquistando.

Entonces, en la era contemporánea se vio hasta hace un par de par años, llegar a los torneos de surf un tal chico Sebastián Mora, también familiar de Anthony y Jason, con talento, que venía bien referido y del que se esperaba mucho en el Circuito Nacional kölbi.

Y no tardó en llegar porque… ¡BOOM! Ganó el Sub 16 y podio en el sub 18 durante la fecha del Nacional 2017 en Playa Jaco. Una parada que sin duda le recuerda a un Sebastián el sentimiento de ser levantado en hombros por primera vez tras el gane y la esperanza de que, con esto, le hereda al pueblo de Santa Teresa otro más que represente.

Incluso aquella final se la ganó al siempre favorito, Malakai Martínez.

Sebastián no empezó al tiempo que los mejores del país aprendieron a surfear. Su primera experiencia con el surf le llegó a los 12 años, después de casi ahogarse durante su niñez en el mar. Esta situación lo mantuvo fuera de no del surf, sino del mar por completo.

“De verdad estuve a muy poco de no ser surfeador, una mala experiencia de niño me hizo tenerle mucho miedo al mar por años, pero mi fue mi hermano Jeffrey el que me llevó de nuevo al agua, poco a poco, con buenos consejos, hasta que me fui lo que soy y me sentí seguro de empezar a competir”.

Sebastián es una persona sencilla, humilde, pero luchadora. Su personalidad es tan llevadera como el flow que tiene su surfing, porque el de Denga Surf Boards, no solo mete power, control y aéreos, sino que tiene algo en común con los tereseños: el estilo.

Sebas surfea ordenado, de riel a riel y con una muy correcta posición corporal.

“Jason y Anthony yo los veía como algo increíble cuando empezaron a ser sonados por su surfing y sus resultados y hoy gracias al trabajo que he hecho, siento que puedo llegar hasta ese lugar”.

Su historia de vida habla de una persona que enfrentó baches familiares como la enfermedad de su madre que la mantuvo fuera del trabajo y que eso hizo a su hermano y a él, encargarse de la economía de la familia.

Así como la temprana muerte de su padre.

Pero Sebastián si algo tiene consigo es la humildad que le permite tocar puerta por puerta en cada negocio en Santa Teresa y con esto pedir colaboración para viajar por el país y competir. Así es como él y muchos de los locales se las han ingeniado y traído títulos a su playa.

“No puedo decir que mi familia es de dinero, la vida nos ha costado mucho y sabemos que para poder obtener cosas hay que trabajar y ganárselas. Así es como pensamos mi hermano y yo que lo damos todo por la familia”.

Tan positivo se piensa en esa casa que la sola oportunidad que ha tenido con el shaper local, DENGA SURF BOARDS, Sebastián lo califica como la luz al final del túnel que lo hace cada vez ponerle más, entrenar como se debe y salir en forma a cada fecha del CNS, así como a los mundiales que ha representado en 2017 y 2018 en Japón y California.

Tres ausencias durante la pasada temporada pusieron a Sebas en el top 10 de su categoría, la Sub 18 y en la Selección Nacional. Una lesión le impidió la constancia y el nivel deseado.

Pero a Sebas le queda un año más para intentar el título nacional porque cuenta con las armas, el coraje y el talento para pretenderlo.

A menos de 24 horas para que el 2019 inicie, esta podría ser la temporada de Sebastian Mora, una que lo lleve a muchos podios, a la lucha del podio de ranking y, por finalmente, a su última Selección Nacional Junior en el año previo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Información de Carlos Brenes, Federación Costarricense de Surf

Ingresar orCrear una cuenta