Divertidas variantes para tus partidas caseras de poker

  • Escrito por:
  • Publicado en: Poker

Esta es una serie de artículos de estrategia y de información de la escuela de poker online, más grande del mundo, Intellipoker. Tenemos como meta que ustedes vea en el poker como deporte y también como diversión. Al final de todo empezamos jugando por diversión y nos termina gustando tanto que lo tomamos como un deporte.

Jugar al poker online en PokerStars es muy divertido, pero a veces apetece invitar a unos amigos a casa, desempolvar esa antigua baraja de cartas y jugar una buena partida de poker como en los viejos tiempos. Jugar al poker en vivo es una experiencia distinta a hacerlo online. Ahora, los indicios en vivo se convierten en parte importante del juego. ¿Puedes mirar a los ojos a un rival y saber si tiene o no una carta? Además, el poker en vivo es mucho más lento que el poker online, lo que implica que jugarás menos manos por hora.

Para contrarrestar este aspecto, puede resultar muy divertido añadir a tu partida privada variaciones radicales que no encontrarás online. Tanto si juegas a No Limit Hold’em, como si lo haces a Pot Limit Omaha o a otro juego de poker, estos añadidos te ayudarán a agregar emoción a la próxima partida casera en la que participes. 

Apuestas “straddle” y “súper straddle”

 Si has jugado alguna vez al poker en vivo en un casino, sala o de poker o incluso en una partida privada, es probable que hayas oído el término “straddle”. Una apuesta “straddle” es una ciega adicional opcional que pone el jugador a la izquierda de la ciega grande. Por tanto, antes del reparto de cartas, hay tres ciegas en el bote. La pequeña, la grande y la apuesta “straddle”. Esta apuesta suele ser el doble que la ciega grande, por lo que en una partida de USD1/USD2 la apuesta “straddle” sería de USD4. 

 Esto supone un coste automático; ¿por qué entonces te interesaría incluir la apuesta “straddle”? El motivo principal es que estas apuestas favorecen la acción. Imagina que estáis jugando una partida algo aburrida, en la que la mayoría de las manos se ganan antes del flop y apenas hay botes grandes en juego. Si introduces las apuestas “straddle” en la partida, habrá más dinero al instante en los botes, lo que debería animar a que se produjeran más subidas, más terceras apuestas y más jugadores luchando por llevárselos. En resumen, las apuestas suben y también lo hace la emoción. 

Otro motivo para echar mano de ellas es que pueden contribuir a que tu imagen sea de jugador arriesgado al apostar. Esto puede resultar muy efectivo si eres un jugador conservador que no suele ir de farol. Si te logras sacudir esa imagen tendrás más oportunidades de que te paguen cuando consigas una buena mano. 

 En muchas ocasiones, al hacer una apuesta “straddle”, verás que tienes una mano digna de descartarse, como en cualquier mano de poker aleatoria. Sin embargo, el uso de estas apuestas puede dejar enormes beneficios si tienes suerte y consigues un monstruo, como ases de mano. Nadie te creerá si juegas de forma agresiva, darán por sentado que estás “defendiendo” la apuesta “straddle”. Ni que decir tiene que estas raras ocasiones pueden resultar de los momentos más beneficiosos que vivirás en cualquier partida privada. Un último detalle a tener en cuenta es que puedes aumentar la acción aún más añadiendo una apuesta “súper straddle” al cóctel. Se trata de una segunda apuesta “straddle” que se realiza a la izquierda de la apuesta “straddle” original. Si recurrimos al mismo ejemplo de partida con apuestas de USD1/USD2, la apuesta “straddle” original era de USD4 y la “súper straddle” sería de USD8. Como puedes imaginar, esto cambia por completo la dinámica de la mano, ya que prácticamente garantiza “hostilidades” tras el reparto. 

Deuces Wild

Si quieres darle la vuelta por completo a tu partida privada, no hay mejor variante que Deuces Wild. En el poker, por regla general, casi nunca interesa que te repartan un dos. Es la carta más baja de todas y tiene muy poco valor en juegos de mano alta como NLHE y PLO. Sin embargo, con doses comodines, un humilde dos es mucho más valioso que un as. Si recibes un dos lo puedes convertir en cualquier carta que desees de la baraja. Es decir, si te reparte A-2, te verás de pronto con un par de ases. O quizá te tienes Qd-2c y el flop es 4d-8d-Jd. Puedes convertir tu 2c en el as de diamantes y tener el mejor color posible. 

En la modalidad de doses comodines no se puede subestimar el poder que otorga que te repartan un dos. Recibir un dos no implica que no puedas perder la mano, pero la gran mayoría de las veces significa llevarse el pozo. Cuando se juega a esta modalidad la partida privada cambia de forma radical. Ahora tienes que estar permanentemente alerta por si tus rivales tienen un dos. Asegúrate de tener una mano monstruo antes de arriesgar todas tus fichas. También abre nuevas e interesantes oportunidades para jugar faroles; puedes simular que tienes un dos cuando en realidad no es así. 

Recuerda estas apasionantes modalidades la próxima vez que te tomes un descanso del juego online en PokerStars y juegues una partida privada. Pueden añadir emoción a raudales y, si tienes suerte, ayudarte a arrasar. 

 

 

Ingresar orCrear una cuenta